La humedad: el enemigo silencioso de tu hogar

La humedad es un verdadero problema para muchos hogares, sobre todo para aquellos situados en zonas geográficas más propensas a sufrir precipitaciones o cerca de la costa. 

Los niveles normales de humedad dentro de un hogar deben oscilar entre el 30 y 50 %, más allá de esa cifra, puede causar problemas tanto para la salud de sus habitantes como del propio edificio.

La aparición de ácaros, bacterias y hongos, malos olores, manchas de moho o el deterioro de muebles u otros objetos del hogar son algunas de las consecuencias de no mantener la humedad a ralla, pero ¿qué deberíamos hacer para controlar su exceso?

Detectar las fuentes de humedad

Un problema de las humedades es que a veces no se descubren hasta que sus problemas son visibles. Por ello, debemos aprender a detectar el tipo de humedades que nos podemos encontrar. Estas pueden ser:

Por filtración

Las humedades por filtración se producen en muchas ocasiones en zonas húmedas y en épocas de lluvias debido a la deficiencias en el aislamiento de la vivienda o por la existencia de tejados, muros y paredes deteriorados, a través de los que se filtra la humedad exterior. Algunos síntomas que presentan las paredes dañadas son el desprendimiento de pintura o los depósitos de sales, y en el caso de los tejados es la aparición de gotas en el techo o manchas de humedad.

El problema de este tipo de humedades es que suelen generarse lentamente (a no ser que estemos hablando del reventón de una tubería o una inundación del exterior) por lo que cuando los detectamos ya es tarde y requieren una reparación normalmente costosa.

humedad en muros

Por capilaridad

Las humedades producidas por capilaridad dependen en gran medida de la época del año en la que nos encontremos, el terreno sobre el que descansa la vivienda y el material con que esté construida.

Se trata de aquella humedad que asciende desde los cimientos de un edificio hasta subir por las paredes a través de sus poros y capilares. Las sales disueltas son transportadas por la humedad y terminan cristalizando en la superficie, degradando el revoco y los enyesados.

Por condensación

Los problemas de condensación se dan cuando hay un exceso de humedad en el ambiente que no puede salir al exterior. Se da fundamentalmente en cuartos de baño, cocinas, salas de máquinas… Cuando el aire cargado de humedad entra en contacto con superficies frías y lisas, se condensa y se convierte en pequeñas gotas de agua que acaban generando manchas de moho que, además de antiestéticas, pueden llegar a ser perjudiciales para la salud como la aparición de alergias y problemas respiratorios.

humedad en la ducha

Actividades como ducharse con agua muy caliente, cocinar, tender la ropa en el interior o tener un exceso de plantas pueden generar mucha humedad en el ambiente de una casa que puede suponer la aparición de manchas, pintura desconchada, la corrosión y óxido de metales, malos olores o gastos de energía elevados.

Prevenir y evitar la aparición de problemas de humedad

Revisar y prevenir

Revisa periódicamente las posibles fisuras en paredes, muros o ventanales, además de la correcta posición de tejas y canaletas en caso de tenerlas.

Ventilar es esencial

Abrir las ventanas entre 10 y 15 minutos al día es una acción muy sencilla que nos ayudará a evitar la aparición de moho, ácaros y otras impurezas.

Siempre que puedas, tiende fuera

Evitar tener ropa mojada o húmeda es un truco fácil y económico para evitar el aumento de humedad en nuestro hogar. Hacerlo, puede favorecer el crecimiento del moho y los malos olores dentro del hogar. Además, la misma humedad impide que la ropa se seque correctamente y deja en ella malos olores.

Prueba con un deshumidificador

Si vives en una zona muy húmeda y la ventilación no es suficiente, puedes recurrir al uso de un deshumidificador que te eche una mano en la absorción del agua ambiental de forma sencilla.

Si no tienes ventana, coloca un extractor de aire en el cuarto de baño

Uno de los puntos débiles de la casa respecto al exceso de humedad, es sin duda el cuarto de baño. Si no tienes ventilación o es insuficiente, una buena solución podría ser la instalación de un extractor que te ayudara a canalizar el exceso de humedad en la estancia.

humedad vapores

Tapa ollas y enciende la campana extractora en la cocina

Junto con el baño, la cocina es otro foco importante de humedad. Una medida sencilla para evitar que el vapor se disperse por la casa, es tapar las ollas cuando estemos hirviendo agua además del uso de la campana extractora.

La humedad puede ser un enemigo invisible para el bienestar de nuestro hogar. En caso de no poder solucionar tus problemas con nuestros sencillos consejos, no dudes en ponerte en manos de profesionales que te asesoren y te ayuden a eliminar los problemas de humedad de tu vivienda.

En Link to Fix podrás pedir presupuesto a diversos profesionales que te ayudarán a hacer la reforma con la que estás soñando, además, ¡darse de alta en Link to Fix es gratis, descárgate la aplicación y date de alta ahora y aprovéchate de sus beneficios!

¿Te ha gustado?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Abrir chat
Hola, ¿En que puedo ayudarte?